@llibelaresc

Son muy de agradecer los cortocircuitos lingüísticos con que nos deleita el presidente Rajoy. ¿Que son causa del nerviosismo, de la presión del Congreso, de la calle, de los mítines? No sabría qué decir. Bueno, sí, son resultado de su absoluta incapacidad  para la sintaxis y para asuntos que no sean los del Marca.

Pero dejémonos de elucubraciones y pasemos al deleite de algunos de sus trabalenguas más ´divinos´:

El último juego de palabras con que nos deleitó en la pasada moción de censura, aparte de ser lo más sensato que dijo Rajoy en el Congreso, es el de: ´Cuanto peor mejor para todos, y cuanto peor para todos mejor, mejor para mí, el suyo, beneficio político´. Críptico, indescifrable, misterioso. ¿Un mensaje cifrado para los suyos de anticipo de elecciones generales?

En la gacetilla de mañana hablaremos de ¿CUÁNDO LO PÚBLICO SERÁ LAICO?

Anuncios