@ellibelaresc

Es muy difícil de entender, imposible, que una llamada religión católica que predica la caridad, el amor al prójimo y las obras de misericordia (´Dar posada al peregrino´) haya sido tan ruin, tan antievangélica, y se haya atrevido a ejecutar el desahucio de una pareja de lesbianas con tres hijos  del piso que habían ocupado ilegalmente y que es propiedad de la diócesis de Getafe.

Esta familia llevaba varios meses obligada por sentencia judicial a abandonar la casa en la que entraron a vivir como okupas en el municipio madrileño de Móstoles. El piso pertenece a la Diócesis de Getafe. Según ha declarado un portavoz de esta institución el inmueble en el que residían estas jóvenes está destinado a sacerdotes que trabajan por la zona o que están de visita, no a la asistencia social, y remitía a Cáritas y al Ayuntamiento la responsabilidad de buscar una alternativa habitacional a esta familia. La excusa, como es habitual en estas gentes, perfecta. Cuando no les interesa un tema eluden responsabilidades, proponen otras salidas que no pasen por ellos y se sacan de la manga usos, en este caso de un inmueble, que no se sostienen. Si hubiera estado habitable el piso estas mujeres difícilmente lo hubieran ocupado.

Aroa, la pareja de Laura, asegura que ´estuvimos intentando paralizarlo de todas las formas posibles, pero no lo conseguimos. No se pudo hacer nada. Los de la diócesis no nos plantearon nada, todo lo que querían era que nos fuéramos a la calle, les daba igual, decían que ya llevábamos un año en una vivienda que no era nuestra y que ya estaba bien´. Asimismo se queja de que este inmueble continúe vacío. Según su relato, entraron en el piso del que han sido desahuciadas gracias, dice Laura, a que unos chavales nos dejaron las llaves y sin tener constancia de que perteneciese a la Iglesia. ´Tenemos agua caliente, luz y cuatro habitaciones. Cuando llegamos no notamos que antes estuviese alguien viviendo aquí, estaba lleno de polvo y abandonado. En el contador de la luz había una pegatina que señalaba que no había suministro desde el 2013´. Los representantes diocesanos contestan que ´no es verdad´, y aseguran que previamente habían residido en él párrocos. ¿Previamente cuántos días son?

La pareja ocupa el inmueble. A los pocos días les visitaron los representantes de la diócesis y les propusieron una alternativa. ´Nos dijeron que nos iban a dar un alquiler social en una casa que tenían en Móstoles, añadieron que a ese piso le faltaban un par de arreglillos pero que se pondrían en contacto con nosotras. Sin embargo, una vez que se enteraron de que éramos pareja, fueron a saco. Ya ni había opción a alquiler social, ni a nada´.

El portavoz de la diócesis, Francisco Armenteros, como es natural, niega esta acusación: ´Es falso, nosotros no sabíamos que eran lesbianas. Cuando acudieron los portavoces del obispado solo estaba una de las mujeres, así que era imposible saberlo´. Este Liberal no cree al portavoz, y más sabiendo a quién representa: su obispo de uno de los más homófobos de España. El tal monseñor ha llegado a ser  denunciado por el  Observatorio contra la LGTBfobia  por un posible delito de odio ante la Fiscalía al cargar contra la Ley de Transexualidad madrileña y asegurar que ´retuerce la naturaleza humana´.

El obispo echa a estas mujeres de un inmueble que no utilizan y a continuación realizan su obra de caridad repleta de cinismo y aseguran a estas mujeres que van a colaborar con el Ayuntamiento que se ha comprometido a buscarles un acomodo. ´Les hemos ofrecido asistir a un curso de formación para buscar trabajo como asistenta de hogar o profesionales de hostelería´, apunta un portavoz de la institución religiosa.

En la gacetilla de mañana hablaremos de EL HISTORIAL ACADÉMICO DE FELIPE FROILÁN DE TODOS LOS SANTOS.

Anuncios