@ellibelaresc

Me cae muy bien Felipe Juan Froilán de Todos los Santos de Marichalar y Borbón, el hijo varón de la infanta Elena y Jaime de Marichalar. Es la viva imagen del vivales campechano de su abuelo, pero en joven. A pesar de lo que pudiera parecer  en la gacetilla de hoy no nos vamos a fijar en sus andanzas, juergas y licencias sino en su producción intelectual. Me parece que Froilán es un claro ejemplo de cómo se puede comprar un título y con él acceder a la Universidad.

Es de todos sabido el rendimiento que el hijo de la infanta Elena ha dado en su vida académica. El nieto mayor del rey emérito en su historial académico ha cambiado hasta cinco veces de colegio. A los 12 años comenzó su peregrinaje cuando sus malas notas le obligaron a repetir curso. Así, del colegio San Patricio de Madrid se fue interno un curso a Inglaterra en un colegio de West Sussex. En 2011 regresó a Madrid, esta vez al colegio Santa María del Pilar, centro que abandonó tres años después debido a los malos resultados escolares. El curso 2014-2015 lo realizó en el internado que la Sagrada Familia (Safa) tiene en Sigüenza y de ahí puso rumbo a la academia militar Culver en Estados Unidos, de donde, dos años después, ha regresado a España con un título bajo el brazo que le ha permitido matricularse en el CIS The College for International Studies, una universidad USA ubicada en el centro de Madrid en la que cada curso tiene un coste de 18 000 €. Froilán quiere estudiar Administración y Dirección de Empresas (ADE).

¿Cómo ha sido posible este crecimiento intelectual meteórico de Froilán? Que no te cuenten cuentos chinos, mi querido lector. Olvida lo que dicen todos esos tiralevitas de los grandes medios de comunicación. El ‘milagro’ del dicharachero aristócrata no tiene nada que ver con el ‘sistema educativo estadounidense’, o al menos no con su calidad, sino con la cantidad de pasta que se ha puesto sobre la mesa. Ese es el auténtico espíritu yanki: ¿qué más da que al acabar los estudios no sepas hacer la o con un canuto si puedes pagar para que otros la hagan por ti? Así que siempre que puedas permitírtelo ellos te dan su aprobado y a vivir, que son dos días. Y es que para que un auténtico pasota como este chaval –hay que serlo para repetir tres veces 2º de la ESO– pueda mejorar repentinamente su capacidad de esfuerzo hasta el punto de adelantar cursos, no hay milagros, pero basta con que mamá y papá puedan llenar la mochila escolar de dinero (propio o ajeno) en lugar de llenarla de libros para, a nivel de titulación, ser tan bachiller como el que más se haya esforzado. Una cuestión de clase que los deprimentes pobres no entendemos.

Pero esto viene de largo, de muy largo, y para ponerlo en clave española nadie mejor que Berlanga te lo explique en esta escena de su película ´Novio a la vista´. Se trata de un examen con tribunal  de Ciencias Sociales, y el examinando es Alfonso, príncipe de Asturias e hijo de Alfonso XIII. Magistral la escena que ya se anticipa a los tiempos y explica cómo Froilán ha pasado de ´tripetir´ 2.º de la ESO a la universidad en tres años.

Voces borbónicas defienden al joven Froilán. Dicen que no es para tanto. Que no ha repetido tantos cursos como dicen los medios hostiles. Que es un ejemplo de dedicación académica sin precedentes en la monarquía. Más que el ´Preparao´ y ´Campechano´. Vosotros veréis.

En la gacetilla de mañana hablaremos de HOY TENEMOS UN JUICIO A LA PEDERASTIA.

Anuncios