@ellibelaresc

¡La ganas que tengo de ver a don Mariano acercarse el miércoles a la Audiencia Nacional a declarar por sus trapicheos como testigo en el juicio del caso Gürtel! Y mientras hay que ver a los suyos, sobre todo el impresentable Rafael Hernando y Maíllo, haciendo lo imposible, rizando el rizo, comprando voluntades para que su jefe no vaya, porque no tiene nada que declarar, y si tiene que ir que sea por medio del plasma. Veremos cómo se las arregla Rajoy con los jueces de la Audiencia, al menos dos son de su cuerda, cuando tenga que decir la verdad porque ya sabemos que Mariano miente más que habla. En este caso si miente, lo puede intentar, incurrirá en falso testimonio, castigado hasta con dos años de prisión. ¡Quién lo viera! Habría valido la pena esperar: Mariano, Esperanza, González, Granados, los que enchirone Gürtel, Púnica, Lezo, Taula…

Cuando hablan de cara a la galería siempre esgrimen que ellos son los primeros en colaborar con la justicia, que lo hacen gustosísimos. No es verdad. Cuando los hechos les vienen en contra hacen todo por obstruir y demorar. Sus razones y las de su partido por evitar que el susodicho vaya en persona a declarar a la AN se desmontan por sí solas y demuestran una manifiesta voluntad de retorcer los hechos para acomodarlos a su conveniencia y antojo. Veamos lo que ha alegado el autor de un plato es un plato para intentar abusar del plasma y no acudir a la Audiencia Nacional. Su estrategia para distraer la atención se va ajustando según avanzan las investigaciones. No tienen complejos cuando repiten una y otra vez que su único afán ante la corrupción es colaborar desinteresadamente con la justicia para simultáneamente nombrar fiscales que gozan de la simpatía de los propios investigados; nombrar jueces amigos que han sido recusados por sus vinculaciones con el PP; acosar a jueces por llamar a declarar a Rajoy o pedir la nulidad de actuaciones cuando comienza un juicio en el que están acusados como Partido.

Quiere utilizar el plasma, medio que le es tan natural, como una segunda piel, porque su comparecencia física implicaría un despliegue importante de recursos públicos. Pero la excusa mueve a risa porque subrepticiamente quiere con ello crear mala conciencia cívica a los magistrados, insinuando que si no autorizan el plasma, estarían despilfarrando dinero del contribuyente con su desplazamiento a la AN, 18 km (1300 km ha hecho desplazándose a Cardiff para la final de la Champions). Los recursos que le obligan a poner en juego ¡son públicos!, aduce el hombre que reformó la sede de su partido con dinero negro.

Tampoco quiere ir porque ´un eventual desplazamiento supondría un conjunto de medidas de seguridad ciertamente desproporcionadas´. Que nosotros sepamos, la banda terrorista ETA se ha disuelto y entregado las armas y el tarado que le pegó un puñetazo en la cara en Pontevedra está a buen recaudo desde hace meses, en un centro psiquiátrico. ¿Para qué necesita Mariano medidas de seguridad extremas? ¿Las ha pedido en el Reino Unido, donde los islamistas campan por sus respetos? ¿Se las exigió a Bertín  Osborne, cuando fue a su casa a echar una partida de futbolín? ¿O cuando el 3 de junio estuvo en Cardiff para presenciar la final de la Champions? ¿Se llevó a media policía, y la otra media para el Borbón padre? ¿Pensó en las arcas públicas, no podía haber visto el partido en su plasma, el medio que le es más natural? ¿Quién protegía a Carmena, la policía local que detuvo a Esperanza? Seguimos con la estrategia: hay un nuevo intento de crear zozobra en el tribunal porque si me pasa algo, será culpa vuestra, por obligarme a ir. Y si no me pasa, será a costa de montar un dispositivo de seguridad carísimo, con grave perjuicio para las arcas públicas. ¿No lo fue el dispendio del traslado a Cardiff? La audiencia le ha contestado con templanza y sabiduría: No te preocupes, Mariano, que aquí hay policía de sobra.

La tercera excusa también es de juzgado de guardia. Prefiero el plasma porque ´mi actividad política es muy intensa, con numerosos actos y reuniones, tanto dentro como fuera de España´. El argumento es insostenible e insultante para los jueces porque en el fondo se les está diciendo que: ´vosotros, como no tenéis gran cosa que hacer, podéis echarle a esto todo el tiempo que queráis. ¡Yo soy el Presidente del Gobierno y cada minuto mío vale oro!´. Pues va a ser que no, y ojala los resultados sean los que esperamos una mayoría muy abrumadora.

Así y todo una duda me confunde y desanima: como los niños ¿no se inventará Mariano una excusa para no ir el miércoles al cole, que está enfermo de anginas, con 40 grados de temperatura? Al tiempo.

En la gacetilla de mañana hablaremos de Y RAJOY SE SENTÓ EN EL BANQUILLO.

Anuncios