@ellibelaresc

No, Mariano no tuvo necesidad de tomar lexatín (previene la angustia, ansiedad, fobias, hipocondrías, compulsiones, estrés) para asistir a la Audiencia Nacional. Tenía todo el aparato del Estado a su favor, tanto que hasta se permitió adoptar posturas chulescas con el abogado de la defensa (´No parece un razonamiento muy brillante´ le espetó al representante de la acusación popular de ADADE). Así cualquiera. Tan campante, tan seguro. Uno de los días más tranquilos de su vida, decía un portavoz del PP. Tanto que hasta se permitió mentir, y a veces no decir la verdad, sabedor de su total impunidad y porque tiene motivos de sobra para no perder los nervios. Por eso, y para demostrar que la justicia es la misma para todos los españoles el presidente del gobierno tuvo el detalle de acceder a los juzgados por el garaje, en plena exhibición de modestia, sin ruido ni alharacas, como si fuese una bicicleta. Y otro detalle: al presidente no lo sentaron en el banquillo, como correspondería a cualquier españolito de a pie, sino en un asiento reservado a los togados, una maniobra que demuestra que, en efecto, algunos españoles son más españoles y mucho españoles que otros. La colocación de Rajoy, no ante la ley, sino en un aparte, fue decisiva para que desdramatizara el momento y tomara la sala por un estudio de la tele.

Un espectáculo sin precedentes. Y una dimisión que se hace esperar porque el susodicho carece de vergüenza y dignidad. Alguien de su cuerda sostiene que bastante tiene con su pérdida de imagen, a quien deberíamos responder que ¿es posible dañar todavía más la imagen de Rajoy? A él le importa un bledo, porque para que dañen tu imagen es requisito imprescindible conservar todavía un resto de imagen intacta, y la de Rajoy no puede estar más carcomida y embrutecida tras ocho años de caso Gürtel, papeles de Bárcenas, sobresueldos, SMS, ordenadores destruidos, confesiones y revelaciones que eran falsas ´salvo alguna cosa´.

Tiene la cara dura de declarar al tribunal que él era un político, y que de lo económico, parece, había otro cargo. La misma jugarreta de Ana Mato: ella era la esposa política, la(el) económica, su marido, Jesús Sepúlveda. La declaración es falsa, salvo que el Partido Popular sea la única organización en España donde el presidente no tiene responsabilidad ni conocimiento alguno sobre cómo se gasta y se consigue el dinero que la hace funcionar. Cosa que contradicen sus estatutos: ´El Comité Ejecutivo Nacional aprueba todas las acciones conducentes a la obtención de ingresos para el partido. Además, nombra al tesorero a propuesta del presidente del PP´. Rajoy es miembro de ese Comité Ejecutivo desde hace 27 años,  cuando fue nombrado por Aznar vicesecretario general.

Rajoy se desliga de la ‘caja B’ del PP y pone a Aguirre en la diana, y miente al tribunal cuando afirma que el PP fue quien le pagó un viaje de placer a Canarias porque fue el Congreso quien pagó. También es falso que se enterara del asunto Bárcenas por los medios. El Gobierno recibió la información por parte de las autoridades suizas sobre la fortuna de Bárcenas tres meses antes de que la noticia llegase a los medios de comunicación. Como no podía ser de otra manera en su declaración Mariano también cayó en el retruécano con que nos gratifica habitualmente. No fue casualidad que ocurriera cuando le preguntaron por sus SMS con Luis Bárcenas, concretamente qué quería decir cuando le escribió: ´Luis, nada es fácil, pero hacemos lo que podemos´. ´No tiene ningún significado ninguno´, respondió a la primera, despertando ya su talento innato para el cortocircuito. Y cuando le apretaron ya se le fue la pinza: ´Significa lo que exactamente significa lo que significa hacemos lo que podemos´. Genial. Falso que no conociera a Correa. Falso también que ´jamás [cobré sobresueldos del PP], sería ilegal´. Cierto: cobrar sobresueldos en negro mientras se está en el Gobierno es ilegal. Y si la investigación penal de los papeles de Bárcenas certifica que se pagaron esos sobresueldos, Mariano Rajoy habría cometido otra ilegalidad más: mentir bajo juramento ante un tribunal. La estrategia que ha utilizado Rajoy ante el tribunal ha sido negarlo todo: él no cobró sobresueldos ni tuvo constancia de que se destinara dinero opaco a financiar el partido. Su papel, según ha mantenido ante el tribunal, era exclusivamente político y no tenía ningún conocimiento de las finanzas del Partido Popular.

¿Tenemos como presidente de este país a un sinvergüenza o a un inepto? Puede que las dos cosas. No conozco a ningún votante del PP que crea que sus dirigentes sean honrados, que Rajoy y otros no cobraran mordidas de los constructores y que ese partido se financie legalmente. Simplemente lo asumen y se resignan para conjurar el ´peligro rojo´. ¿Hasta cuándo esta farsa? Mariano Rajoy hizo de Mariano Rajoy: ´Oiga, yo lo siento mucho pero las cosas son como son y a veces no son como a uno le gustaría que fueran´. Mariano sabe que no sabe nada, y mientras Sánchez pide su dimisión en lugar de quitarle su apoyo.

Cuando se cumplían casi dos horas el tribunal le dio permiso para irse, se abrochó la chaqueta y se fue. Solo le quedaba por delante algún acto institucional, y luego a leer el Marca en la playa en Sanxenxo. Al final hasta se lo pasó bien. Ni siquiera tuvo que ser fuerte.

En la gacetilla de mañana hablaremos de SE NOS HA IDO MIGUEL BLESA.

Anuncios