@ellibelaresc

El pasado mes de abril, en concreto el día 14, muchos ayuntamientos decidieron conmemorar el día de la República izando y  haciendo ondear la bandera tricolor. La reacción del PP era la esperada. Les entró la histeria, entraron en trance y no sabían cómo solucionar el problema, bueno sí, como siempre: recurriendo al imperio de la ley, ese recurso que utilizan cuando no son ellos los implicados (y no hablamos de corrupción). A estos del PP todo lo que suene a República les pone morados, y hasta quizás les huela a azufre.

¿Cómo es posible que los del PP y los republicanos de corazón del PSOE no quieran entender que la República fue, aunque breve por el golpe de estado franquista, el periodo más brillante que ha existido en la dura y difícil historia de España? A la República no la dejaron ser, aunque eso no es, precisamente, lo que nos cuentan en la escuela. A día de hoy los contenidos de los currículums educativos siguen ignorando o mediatizando y edulcorando el siglo XX español, y siguen sin enseñar a los niños y jóvenes españoles la realidad objetiva que se vivió en este país en la tercera década del pasado siglo. Una realidad que ha marcado, muy para mal, y me refiero a la negra dictadura nacionalcatólica de 40 años, la vida de los españoles a partir de entonces. Que nadie lo ponga en duda: por más que la propaganda franquista estuvo cuarenta años vertiendo difamaciones, y por más que la realidad republicana ha estado y sigue estando vetada en el panorama político, educativo, cultural y social español, la verdad es que la II República española fue ese momento especial que han tenido, de pleno y de facto, las libertades y los derechos humanos en este país. Un ejemplo: el único respiro histórico para las mujeres en España se produjo en los años de la República, que consiguió su derecho a voto, su igualdad esencial con respecto a los hombres, y su integración en la vida política, social y cultural.

El PP es de palabra fácil cuando el asunto está en otro terreno que no es el suyo. Y así el delegado del gobierno en la Comunidad Valenciana califica de ´sectario´ el hecho de lucir la bandera republicana en día tan señalando, justificando de este modo la exigencia por vía ley mordaza para retirar la tricolor de esos ayuntamientos ´osados´ que se atrevieron a ondearla. Para este representante de Rajoy en la Comunidad eso es ser sectario y, en cambio, no lo es que el PP de Alicante se dedique a restaurar calles franquistas, ordenando, por vía judicial, la paralización de la retirada de los símbolos dictadura. Vivimos en un país plagado de calles y plazas que homenajean a felones, fascistas y golpistas. Hasta sigue habiendo nombres de calles y hasta de pueblos que homenajean a un dictador asesino. Y la derecha, responsable de ello, pone el grito en el cielo si los republicanos españoles sacan su bandera, símbolo de la España libre, moderna y democrática; e inmediatamente sale a colación aquello de ´reabrir viejas heridas´.

No es posible vivir con tanto desarraigo de los políticos por aquella forma de Estado que nos arrebató la dictadura del genocida Franco y demás. Yo creo firmemente que el tiempo nos va a devolver la legitimidad de la República y su símbolo tricolor. Que el nuevo PSOE reflexionará y dará el paso a un nueva convivencia en la que se aparten instituciones medievales y tiranas, la monarquía y el poder concedido a la iglesia católica, que siguen perviviendo para desgracia de las libertades, del progreso, de la ética, de la razón, y, por supuesto, de nuestros bolsillos.

En la gacetilla de mañana hablaremos de NO DEBEMOS TOLERAR A LOS INTOLERANTES.

Anuncios